El Cabildo destina tres millones más a aliviar el tráfico de las dos autopistas

20170713-Cabildo-RP Carretera 09.jpg20170713-Cabildo-RP Carretera 07.jpg20170713-Cabildo-RP Carretera 02.jpg20170713-Cabildo-RP Carretera 04.jpg20170713-Cabildo-RP Carretera 06.jpg20170713-Cabildo-RP Carretera 08.jpg20170713-Cabildo-RP Carretera 05.jpg20170713-Cabildo-RP Carretera 01.jpg20170713-Cabildo-RP Carretera 03.jpg
13 de julio de 2017
156 Vistas
Este media pertenece al canal Actuaciones
Descripción del media

El Cabildo sigue adelante con la puesta en marcha de medidas que permitan aliviar la congestión de tráfico que, a diario, se registra en las dos autopistas de la Isla. Con este objetivo, la Corporación insular celebró hoy [jueves 13] un Consejo de Gobierno, de carácter extraordinario y centrado en materia de carreteras, donde se acordó sacar a licitación dos proyectos importantes que ayudarán a mejorar la movilidad y en los que el Cabildo invertirá tres millones: la remodelación del enlace de San Benito (La Laguna) y la intersección de Armeñime (Adeje).

El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, acompañado por la directora insular de Carreteras, Ofelia Manjón, adelantó que la previsión es que estas dos obras puedan comenzar a ejecutarse antes de que finalice el año, con lo que junto al resto de actuaciones que la Corporación insular está acometiendo, tanto en la TF-1 como en la TF-5, supondrá dar un paso más en el objetivo final de aportar soluciones al tráfico. “Comienza a verse luz en el proceso de mejora de las vías”, dijo Alonso quien lo achacó “al cambio de criterio de la Consejería, con la incorporación, el pasado enero, del nuevo equipo”. Desde entonces –señaló- el Cabildo ya puede trabajar de manera autónoma en los enlaces de las autopistas, con la redacción y ejecución de proyectos.

La remodelación del enlace de San Benito, en La Laguna, se articulará en tres actuaciones que pasan por la creación de un ramal de salida desde la TF-5 hacia San Benito, la construcción de una nueva rotonda en el acceso del Coromoto y el cierre del ramal en la vía de servicio hacia San Lázaro. La inversión será de 1.767.694 euros. En el caso de Armeñime, donde confluye la TF-47 con la TF-1, se trata de una zona que, en los últimos años, se ha ido desarrollando desde el punto de vista poblacional lo que ha provocado un aumento de tráfico importante. La obra consistirá en una rotonda que alivie la congestión y la inversión será de 1.122.208 euros.