El Cabildo acoge la presentación del libro 'Frenar el cambio climático. Una aportación y 101 propuestas'

25 de octubre de 2017
1.432 Vistas
Este media pertenece al canal Personas
Descripción del media

El Salón Noble del Cabildo acogió la presentación del libro Frenar el cambio climático. Una aportación y 101 propuestas, del político y científico José Segura Clavell; un volumen publicado por Ediciones Idea, con prólogo de Hugo Morán Fernández, secretario federal del PSOE para la transición ecológica de la economía y diputado en Cortes. El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, estuvo presente en este acto acompañado, además del autor y de Hugo Morán, del vicepresidente y consejero de Medio Ambiente, José Antonio Valbuena, y del director de Ediciones Idea, Francisco Pomares.

En su intervención, el presidente insular elogió esta nueva aportación intelectual del autor, con la esperanza de que este nuevo trabajo genere el necesario debate en un tema tan relevante. Por su parte, José Antonio Valbuena, tras trasladar al autor su reconocimiento personal, puso el acento en la gravedad de los efectos del cambio climático y, aunque con esperanza, reconoció que "las administraciones tenemos el reto de revertir los efectos ambientales", fruto del desequilibrio en el consumo de recursos. En esta línea, Hugo Morán puso el acento en el hecho de que el cambio climático no sólo está afectando a la temperatura, sino también a los hábitos de vida, "y la política aún no ha asumido esta llamada de auxilio". Morán calificó este libro de José Segura de "nuevo manual de instrucciones para nuestro planeta".

El editor y periodista Francisco Pomares subrayó que Segura "es uno de los políticos con más conocimiento sobre el cambio climático" e indicó que este es un libro "currado y solvente, que enfrenta a la humanidad con un desafío". El propio José Segura, tras agradecer el apoyo de los presentes en el acto de presentación del libro, incidió en que este volumen recoge aportaciones personales y recordó el trabajo desarrollado en los años 90, cuando se constató científicamente cómo elementos comunes de nuestra vida, como los sprays o las neveras, agrandaban el agujero de ozono. "Fue una etapa en la que se trabajó mucho", subrayó.